Relatos de un caribeño que se bañó en el mar dulce

Francisco Antonio Soto


Después del paso tiempo, la relectura es el mayor riesgo al que se enfrenta un escritor. En la relectura un texto deja ver sus errores y falencias, sus fallas y contradicciones. Los libros de relatos cortos, por su extensión, permiten una pronta relectura del lector. Por eso, quienes los escriben, son autores valientes, ya que no temen al juicio inmediato de quienes los leen. Francisco Antonio Soto es parte de este grupo.

Relatos de un caribeño que se bañó en el mar dulce, su segundo libro de relatos cortos fue inspirado en un viaje de formación que el autor hizo por la capital argentina, Buenos Aires. En él se dejan ver algunos rasgos que bien podrían ser, si no exactamente autobiográficos, sí lo suficientemente reconocibles como para ver a través de ellos, lo que el autor vivió durante aquel periplo. Así, Buenos Aires pasa a ser no solo el escenario de la mayoría de las historias —con excepción de «El hijo del cartero» la noveleta corta que aparece en medio del libro—, sino el lugar donde confluye la inspiración del autor y la realización de la obra. No es algo totalmente original, sin duda, pero constituye un hecho interesante, bastante atípico en un escritor que apenas va por su segunda obra.

Ediquid presenta un libro que seguramente gustará al lector de narrativa corta, pero también a aquellos que gustan viajar a través de la lectura y que quieran acompañar a Francisco Antonio Soto, a reposar un rato debajo de las hojas del árbol gomero que añora desde el mismo epígrafe del libro.

Ediquid

Somos un sello editorial parte de Grupo Ígneo. Nacemos con el interés de ofrecer libros para todos los públicos. Te damos la bienvenida a nuestra página web y te invitamos a conocer nuestras novedades editoriales.
Síguenos en Twitter